Artículos año 2005 TARDE Y MAL

Ayer di una vuelta cicloturista partiendo de uno de los tramos de la Ruta del Quijote que pasan por Alcázar de San Juan y que concretamente une la ladera del cerro de los molinos con el camino de la “media legua” hasta la vecina localidad de Campo de Criptana.

Ciertamente era de esperar lo desolador del paisaje que espera a los osados “quijotes” que se atrevan a surcar estos desiertos en los meses más crudos del estío, aún agravados por la pertinaz sequía que nos afecta, pero lo triste es la desidia de quienes mandaron ejecutar este proyecto a medias entre la ecología, el cicloturismo y la fanfarria conmemorativa quijotesca, mezcla que aún no sabemos en qué puede desembocar. La realidad es que a mitad del mes de julio y por el referido tramo, la mitad de los árboles están secos, algunos imitando a los percheros antiguos, otros con escasa cubierta de hojas y los más afortunados parece que saldrán adelante y se podrán disfrutar cuando sólo queden los ecos del centenario.

La plantación se hizo tarde y mal. El riego por goteo ha estado sin funcionar bastante tiempo desde que se plantaron y ahora que muchos árboles se han perdido y que las condiciones climáticas son extremas y el ahorro del agua importante, se encharcan los alcorques.

Para remate de males, no se respetan los postes indicadores de la ruta y muchos de ellos están caídos a un lado del camino con el cepellón de hormigón fuera de su sitio. Es como si nos salieran gratis esas inversiones y no fuera con nosotros respetarlo y cuidarlo, aún cuando no estemos de acuerdo con los modos de ejecución de todo ello.

En este país y en esta tierra seguimos teniendo una mirada miope de la inversión pública y además la imagen que se ofrece a los posibles visitantes, que seguramente serán muchos más de lo habitual por efectos publicitarios y propagandísticos, es de una dejación alarmante.

Me duele tener que hacer estos comentarios y sobre todo comprobar que nuestras autoridades siguen sin tomarse en serio la necesidad de crear, conservar y mantener cualquier paraje verde que sirva de expansión, ocio y disfrute para los ciudadanos además de facilitar la práctica del ejercicio y del deporte de manera sana, económica y segura en entornos cercanos y abiertos. Es lamentable que en Alcázar de San Juan no tengamos una zona de recreo verde o pasillo arbolado que una dos sitios próximos en todo el contorno del término municipal y hay que felicitar a otras localidades como Campo de Criptana o Villafranca de los Caballeros que han creado y mantienen esos espacios y recuperan otros –también ayer aprecié los llamados Pozos de Villalgordo en la cuesta de S. Isidro de Criptana que han quedado estupendos – dando ejemplo de por donde deben dirigirse este tipo de políticas.

Justo López Carreño
Alcázar de San Juan, 25 de Mayo de 2005

    Subir ^ www.justorien.es © 2018