Artículos año 2007 LOS NUEVOS TEMPLOS

¿Quién ha dicho que en nuestra ciudad no se construyen templos paganos? ¿ Quién puede negar que nuestra civilización sigue rindiendo culto politeista a ese extraño grupo de deidades que se apoderan de rituales y voluntades hasta someter a las personas a los dictados de sus fastos e intereses?

Nuestra particular acrópolis es una línea que comienza frente a la Plaza de Toros y termina en La Platera, teniendo como centro, sobre el que pivotan los ciudadanos, varias rotondas que permiten tomar cualquiera de los destinos posibles o girar continuamente sin salir de esa mágica vía cuyo partenón principal, es el pabellón cubierto "Díaz-Miguel", símbolo de la moderna vuelta a la cultura del cuerpo, en la que los nuevos gladiadores, bañados en sudor, tratan de introducir el objeto redondo en el espacio geométrico correspondiente, mientras la multitud se desgañita entre alaridos y bocanadas de Ducados, para después aliviarse la irritación de garganta con sorbos de Coca Cola de la máquina más cercana.

Al otro lado de la rotonda, se erigen los templos del no-ocio, es decir, del negocio, los sustitutos de los pabellones deportivos cuando los árbitros conceden un "tiempo muerto". Allí traslada la muchedumbre su otra peregrinación, haciendo cola para aprovechar cualquiera de las ofertas machaconamente anunciadas. Los otros grandes templos cierran la acrópolis frente a la Veguilla y numerosas caravanas acuden a sus celebraciones, especialmente en la época navideña. Al suave murmullo de los villancicos, entonados a través de la megafonía ambiental por angelicales voces, los peregrinos van llenando sus carritos de chorizos y Wisky. ¡Gloria a Dios en el cielo y en la Tierra ofertas a los hombres que deben de comprar! La estrella de David es un conjunto de neones que anuncian por todos los contornos comarcales el inequívoco punto de destino. Los iluminados abetos se apagan a altas horas de la madrugada para evitar cualquier despiste entre los posibles adoradores, mientras en el interior, un nuevo remplazo de operarios se mueve con precisión y diligencia para preparar un nuevo festín que se repetirá nada más se inicie el nuevo día.

Los dioses cada vez están más cerca y, algún día, los estudiantes de las futuras generaciones descubrirán nuestra cultura indagando sobre los restos arqueológicos de estos templos de los que seguramente no quedará ninguno de sus reciclados componentes pero de los que siempre se salvará algún vestigio, quizá algún envase de tetra-brik incorrupto.

JUSTO LOPEZ CARREÑO.
    Subir ^ www.justorien.es © 2018