Artículos año 2014 Iconos cercanos



Hace unos días visité en la Casa de Cultura la exposición “Iconos cercanos” de dos artistas alcazareños, Javier Moreno y David Vaquero. Lo hice acompañado de mi hijo Héctor, que se encontraba de vacaciones por Alcázar y de mi nieta Martina, que aún inconsciente de la misma seguramente asistió a la primera exposición de su vida.

La sorpresa surgió al reconocer que tanto uno como el otro de los autores son dos jóvenes alcazareños conocidos y cercanos. Especialmente Javier, vecino desde que nos trasladamos a vivir a la Avda. de Criptana y compañero de clases y de juegos de nuestra hija Alba con la que sigue manteniendo una afectuosa relación.

Y esta es la singularidad de mi contemplación. No me llamaron inicialmente la atención sus motivos artísticos ni su sugerente versión iconográfica de personas y objetos vinculados a Alcázar, sino la percepción subjetiva que por ser obra de Javier aprecio como cercana.

“La colección que presentan consta de más de 50 piezas de diversos tamaños sobre soporte de madera con el empleo de varias técnicas como el rotulador, la pintura en spray, el pan de oro y la serigrafía”.

Seguramente se podría decir que no hay originalidad en este tratamiento artístico de los objetos y fotografías, pues toda la corriente del Pop Art ya lo había inaugurado con Warhol a la cabeza, pero también es una realidad que esto mismo nadie suele atreverse a realizarlo con objetos o personas de nuestro entorno más próximo como lo han hecho Javier y David.

En algún momento de la visita me recordaron una pasada exposición de Arsenia Tenorio cuando inundó la sala del Museo Municipal de bolsas de plástico de esas que nos rodean a diario en nuestras compras y actividades más cotidianas, elevándolas también a la categoría de icono conceptual y hasta metafórico en el mundo consumista que nos rodea.

Pero Javier y David lo que han logrado es refrendar con su elección esos personajes que ya son leyenda en nuestra memoria colectiva como pueden ser las figuras de Antonio Díaz-Miguel o el pintor Lizcano. Como también lo son objetos como un sifón de la desaparecida fábrica La Prosperidad o las etiquetas de los quesos García-Baquero que extienden el nombre de Alcázar hasta rincones impensables de la geografía.

Como dicen los autores en la tarjeta descriptiva de la muestra “nuestros objetos e iconos cercanos también merecen un retrato pop”. Ellos lo han intentado y yo diría que conseguido con acierto, quizá porque ambos son también artistas cercanos. ¡Enhorabuena!

Enero de 2014

    Subir ^ www.justorien.es © 2018