Artículos año 2015 Abelló

He inaugurado una de mis actividades previstas para este primer año jubilar visitando en Madrid la exposición de arte Colección Abelló. Tiene lugar en el Centro de Cibeles, antiguo Palacio de Correos y Telecomunicaciones dentro del edificio diseñado por el arquitecto Antonio Palacios y una de las joyas urbanísticas del centro de Madrid.

La decisión de esta visita no es casual. Se trata de un deseo previamente alimentado por varias razones, y una de ellas, curiosamente, es conocer la riqueza artística de un señor vinculado a nuestra ciudad alcazareña de modo indirecto y parental. Juan Abelló ha sido cuñado de Enrique Quiralte, un alcazareño de familia conocida, aunque él desarrollase toda su actividad empresarial y familiar en Madrid.

La esposa de Quiralte, Nieves Abelló, hermana del personaje que nos ocupa, vivió algunas temporadas en sus propiedades de Alcázar y fue cliente en el establecimiento de mi padre, al que acudía de forma habitual cuando estaba en la población e incluso llegando a tener una relación de amistad.

Pues bien, el referido Juan Abelló, farmacéutico de formación y hombre de negocios de amplia trayectoria en el mundo de la empresa, poseedor de numerosos intereses en laboratorios y otras ramas de la industria, fue también vicepresidente del Real Madrid C. F., socio de Mario Conde en Banesto y accionista de numerosas empresas. Su matrimonio con Ana Gamazo le llevó a interesarse por el mundo del arte y juntos han constituido una de las colecciones de arte privadas más importantes de España.

Se trata, pues, de un mecenas contemporáneo que hace partícipe al pueblo de contemplar su obra por un módico precio (6 euros) y en un marco céntrico y adecuado a la categoría de su contenido. La colección no se limita a periodos históricos, géneros o escuelas concretos, sino que ofrece ejemplares españoles, de talleres flamencos, franceses, italianos o germánicos.

Una nota característica de toda la colección es la importancia y abundancia de los dibujos como género artístico propio, hasta ahora poco valorado por los coleccionistas. Desde Francisco Pacheco, Pedro de Campaña o Bartolomé Murillo, hasta el importante conjunto de Picasso, Van Gogh, Shielle, o Bacon entre otros, la exposición permite un recorrido singular de los dibujos paralelo al de las pinturas.

A mi personalmente me han causado impresión algunas de las obras expuestas, dentro de mi modesto entendimiento del mundo pictórico y artístico, pero educable con este tipo de acercamientos. Como ejemplo, las obras sobre Venecia de Giovanni Antonio Canal "Canaletto" o el Violinista de Amedeo Modigliani, expuesto este último en una urna transparente que le otorga un mayor protagonismo y relieve.

Como se resume en las referencias publicadas sobre la Colección Abelló, ésta reúne los principales genios españoles: Juan de Flandes (El Bautismo de Cristo), Pedro Berruguete (La Virgen con el Niño) Fernando Yáñez de la Alamedina (Cristo entre San Pedro y San Juan), El Greco (San Francisco recibiendo los estigmas), Juan Pantoja de la Cruz, Ribera (El sentido del olfato), Zurbarán (La Familia de la Virgen), Murillo (Muchacho sonriente)... sobresale Goya con cuatro ejemplos: un dibujo de su esposa Josefa Bayeu, dos retratos del matrimonio Goicoechea (consuegros suyos), y Celestina y maja en un balcón. Entre los artistas españoles de los siglos XIX y XX, destacan Mariano Fortuny, Camarasa, Isidro Nonell, Soroya, Darío de regoyos, Aureliano de Berruete, Joaquín Mir, Juan Gris, María Blanchard, Benjamín Palencia, Salvador Dalí, Joan Miró, Mauel Millares, Pablo Palazuelo... Sorprende el repertorio de Pablo Picasso, con una docena de esbozos sobre papel y tres pinturas de distintas etapas, entre ellas un Desnudo Femenino de gusto clasicista y un retrato de los años 30. ¡Admirable todo!

Justo López Carreño

Enero de 2015

    Subir ^ www.justorien.es © 2018