Los Descensos

Ampliar fotografías
      Si ha habido una modalidad que verdaderamente le haya producido pasión ha sido el descenso. Se lo podrían contar a su madre, que aún suspira porque no vuelva a inscribirse en ninguna prueba de estas características.

      La primera bici para descensos que tuvo fue una Hard Rock de la marca “Specialized”, esto es, de las llamadas rígidas, sin suspensiones, y por ello no adecuadas a esta práctica, pero que fue la más asequible en esos momentos tanto al mercado local como a las intenciones de sus padres de calmar así su creciente afición.

      Descenso o Downhill (DH): Recorrido cuesta abajo de dificultad técnica media o alta en el que los corredores luchan contra el cronómetro de manera individual, efectuándose el remonte por medios mecánicos (telesillas o camiones ).

      Rápido y muy peligroso, el down hill es la versión más radical de la bicicleta de montaña. Como su nombre en inglés lo indica, este adrenalínico deporte consiste en descender en bicicleta lo más rápidamente posible de una montaña, como un verdadero kamikaze. Los extremistas de este deporte alcanzan velocidades hasta de 60 km por hora, superando rocas, troncos, raíces, pedregosas veredas, en fin, todo lo que la naturaleza ponga en su camino. Es esta una disciplina arriesgada, frenética, donde la adrenalina corre tanto como quienes la practican, siempre expuestos a las más duras caídas.

      Para franquear los obstáculos se requiere de un gran equilibrio, nervios de acero y un excelente control de la bicicleta; en ocasiones es necesario realizar saltos, y en las bajadas muy empinadas hay que echar el cuerpo hacia atrás para no salir volando por el frente.

      Las bicicletas de descenso usan cuadros muy reforzados y pesados, sistemas de suspensión trasera y delantera de largo recorrido, ruedas gruesas y pesadas, etc., lo que da lugar a bicis que rondan los 20 kg.

      ¿Cómo es posible que un chico tranquilo y apacible como Héctor disfrute de estas sensaciones? Seguramente la respuesta a este interrogante hay que buscarla en la misteriosa realidad que es la propia vida.

      Los descensos más interesantes en los que ha participado desde muy joven han sido en Herencia. En el “Circuito de San Cristóbal” de nuestra vecina localidad, participó varios años en el Campeonato Regional de Castilla-La Mancha. En 2003, 2004, 2005 y 2006 resultó campeón en la categoría Junior.

      En Alcázar de San Juan resultó también campeón en el I Descenso Ciudad de Alcázar celebrado el 18 de septiembre de 2005 en el cerro de San Isidro.

      Participó después en algunas pruebas más desarrolladas en Sierra Nevada (Granada) y en la estación de La Pinilla (Segovia) donde los resultados ya no fueron tan brillantes dada la abundancia, calidad y edad de los competidores.

    Subir ^ www.justorien.es © 2018