Roberto Vergara

     

Un nuevo valor joven viene a aumentar esta sección, esta vez procedente del mundo de la bicicleta o del ciclismo en su sentido más amplio dado que en la actualidad las variantes de este deporte han aumentado y diversificado de tal modo que algunas casi nada tienen que ver con otras salvo en el uso de máquinas de dos ruedas, cuadro y componentes muy diferentes entre sí.      

Lo cierto es que Roberto Vergara es un joven alcazareño nacido el 3 de noviembre de 1995 que merece venir a mi particular galería de deportistas precoces por varios y consistentes motivos. El primero porque desde muy jovencito ya se unió a nuestro grupo de veteranos cicloturistas en varias salidas por el entorno, como puede apreciarse en la primera foto que ilustra esta semblanza, en la que puede verse su infantil presencia entre un numeroso grupo de granados pedaleantes. Después, porque Roberto habita con sus padres en la Avenida de Criptana siendo por ello vecino de nuestra familia y además porque ha sido alumno del Instituto “Miguel de Cervantes” en el que trabajo y en el que he tenido oportunidad de tratarlo como profesional de la orientación educativa.      

Pues bien, Roberto tomó contacto con la bicicleta desde muy niño cuando su hermana, algo mayor en edad, le dejaba una bici pequeña para hacer sus primeros pinitos y pasar del triciclo a las dos ruedas. Por cierto que el triciclo lo transformó hábilmente colocando un volante de desecho del antiguo taller de SEAT, que ocupaba una nave contigua a la vivienda familiar, para dar así también sus primeros pasos mecánicos.      

Ya algo más mayorcito realiza las primeras salidas fuera del barrio por el camino de Campo de Criptana en el que se encuentran las canteras, siempre con algo de agua y siempre llamando la atención como lugar pintoresco para las incipientes mentes infantiles. Otras veces prolongaban el recorrido llegando hasta la vecina población, comprando algunas chucherías y regresando nuevamente a casa. Ya entonces utilizaba una BMX que le habían comprado sus padres.      

Como todo niño y joven de nuestro entorno practica diversos deportes y prueba sus habilidades. No en vano tenía en su familia a sus primos Rafael y Guillermo que ya destacaban como buenos atletas y practicantes del atletismo fundamentalmente. Roberto prueba con el fútbol, también con el balonmano, dirigido por Isidoro Salcedo, una institución en nuestro pueblo en esa modalidad, hasta que poco a poco va descubriendo que la bici le atrae más que ninguna otra actividad.      

Comienza a realizar salidas acompañado por su amigo David Sánchez y más adelante descubre a un grupo de veteranos ciclistas que se reúnen en el cruce cercano al cementerio por invitación de Antonio Izquierdo que le propone unirse a esas salidas. En ese grupo, del que yo también formo parte, lo recibimos con cariño y admiración por sus deseos de hacer rutas largas y desconocidas a pesar de su corta edad. También en estas salidas lo acompaña a veces otro de sus amigos, Luís Peñalver.      

Superada esa fase, que podríamos calificar de iniciación, un tanto irregular en cuanto a dedicación y compañeros de grupo, descubre a través de Internet la página de Rutas por Alcázar, que le abre nuevos horizontes en relación con nuevas personas, nuevas rutas y nuevos objetivos. Descubre también a Fran Lorente que le proporciona numerosos contactos en la red y, poco a poco, va centrando sus motivaciones a través de un nuevo grupo, los Amigos del Platogrande de Herencia en los que se integra junto a su compañero Luís Miguel Madrid. De esta etapa tiene el recuerdo importante de haber recorrido 95 kms. por la sierra como reto que lejos de suponerle una carga lo motiva para nuevas y más exigentes salidas.      

Al tiempo de toda esta actividad deportiva y de ocio, Roberto sigue su escolarización en el IES Miguel de Cervantes y allí se encuentra con Raúl Gómez que, además de ser su profesor de E. Física, se convierte en un cómplice de su afición por el ciclismo y le da consejos, ánimos y enseñanzas como si de su primer serio entrenador se tratara. Puedo decir que al final del bachillerato, Roberto, tuvo su corazón dividido entre la práctica intensa del ciclismo y la dedicación a sus estudios, lo que le ocasionó cierto descuido en su rendimiento académico que, afortunadamente, ha sabido reconducir y le va a permitir iniciar en el próximo curso sus estudios universitarios casi con toda seguridad dirigidos a las Ciencias del Deporte.      

También en lo deportivo decidió ponerse en manos de un profesional, Víctor Rodríguez Rielves para que lo entrenara con planificación y seriedad e intentar rendir al máximo de sus posibilidades. Actualmente sigue bajo sus directrices.      

El palmarés de Roberto ha ido engrosando desde sus primeras competiciones oficiales montando una specialized hardrock con la que participa en su primera prueba seria como cadete de 2º año en Villanueva de los Infantes. Queda en 2º lugar tras Arturo Laserna, con el que se había escapado y rodado juntos gran parte del recorrido. Con este rival y compañero coincidió posteriormente como miembros de la selección de Castilla La Mancha en el Campeonato de España Junior 2013 celebrado en Panticosa (Huesca).      

En la actualidad y merced a su paréntesis académico durante este curso, entrena por las mañanas y se dedica el resto del tiempo a preparar la prueba para el acceso a la Universidad, a mejorar su inglés en la Escuela Oficial de Idiomas, obtener el carnet de conducir y, en definitiva, a llenar su tiempo con todo aquello que le pueda facilitar un futuro más completo y rico además de practicar su afición preferida, la bicicleta, en la que no se marca metas concretas sino superarse a sí mismo y ser un buen corredor de fondo. Ahora está en la categoría Sub-23 y tiene cinco años para pasar a la siguiente.      

Posiblemente no llegue a ser José Antonio Hermida ni Alberto Contador, sus ídolos en las respectivas modalidades ciclistas, pero lo que es seguro es que Roberto ha sido un precoz ciclista vocacional admirado ya por muchos de los que lo conocen. Doy fe de ello, por haberlo visto crecer pedaleando a su lado.      

Justo López Carreño
Febrero de 2014

    Subir ^ www.justorien.es © 2018