Semblanza de Ginés Asensio

En sus primeros pasos deportivos, formando parte del A. C. Ábrego, equipo infantil de fútbol de Alcázar de San Juan.
Ginés con sus compañeros del Colegio "José Luis Arrese" de Alcázar de San Juan.
Formando parte del Gimnástico de Alcázar Juvenil
En Ciudad Real en la Fase Final Escolar con el equipo de la Escuela de Maestría Industrial de Alcázar
Fase Final Escolar en Santander. Terrenos de La Albericia
Fase Final Escolar en Santander. Campo de Guarnizo
Con la Escuela de Maestría Industrial de Alcázar en la fase final escolar celebrada en Santander
Equipo del Albacete S.A.D. con Ginés en sus filas.
Formando parte del Imperial de Murcia en la temporada 1986-87.
Plantilla del C.F. Gandía en 1987-88.
Plantilla de la U.D. Levante con Ginés en la temporada 1992-93.
Defendiendo la camiseta del Tomelloso C.F.
Con el equipo del C.F. Gandía en la temporada 1988-89.
Con el Tomelloso C.F. en la temporada 1990-91.
Con el equipo del C.D. Alcoyano en la temporada 1991-92.
Desbordando por la banda con la camiseta del C.F. Gandía.
Como entrenador del juveniljunto a la plantilla completa del C.F. Gandía
      A veces, tiene que ocurrir la más trágica de las situaciones humanas, como es la muerte, para redescubrir y valorar en su adecuada dimensión a las personas. Es el caso de Ginés Asensio, ese rubio alcazareño que allá por los años setenta del pasado siglo asistía a uno de los centros públicos de Alcázar y jugaba al fútbol de maravilla destacando ostensiblemente entre el resto de compañeros. Por eso y porque tuve la suerte de conocerlo y entrenarlo en sus primeras etapas como jugador infantil de la A.C. Ábrego es por lo que lo traigo a esta particular galería de alcazareños de primera en el deporte, que va nutriéndose poco a poco de lo más destacado del mismo, aunque no todos hayan sido rigurosamente militantes de la Primera División, categoría cada vez más difuminada, por cierto, debido a las intromisiones publicitarias que enmascaran con sus denominaciones lo que antes eran escalones graduados por el mérito y la trayectoria de los equipos y ahora sometidos al potencial deportivo que pueda generar el dinero.      

Hijo de ferroviario, nació en Málaga un 24 de junio de 1966, donde vivió hasta que se trasladaron a vivir en Alcázar de San Juan junto a sus padres y hermana en el barrio de Santa María y por cercanía acudió al colegio público “José Luis Arrese” a recibir su educación primaria por el grupo de maestros que allí impartían su docencia. Entre ellos, destacaba por su capacidad para sacar sus mejores dotes teatrales Francisco González Sesarino, quien consiguió formar un grupo más o menos estable de alumnos actores que se atrevieron con distintas representaciones, algunas de gran dificultad para esas edades. Pero, el fuerte de Ginés era el fútbol y todos los que fueron sus compañeros en esas primeras etapas escolares destacan de él su liderazgo en este deporte y sus especiales dotes para el mismo ya desde muy joven, utilizando la pierna izquierda para el golpeo de balón con una soltura y perfección por encima de las prestaciones de cualquier chaval de su edad. Pese a ello, su dimensión como deportista era amplia y destacaba en casi todos los deportes que practicaba: tenis, tenis de mesa, baloncesto y hasta en billar, en los desaparecidos salones del Paseo de la Estación. Era un ganador nato y vocacional, como nos refiere Jesús Abellán, un amigo íntimo durante su infancia y primera juventud.      

Ginés ya destacaba por su elegante modo de conducir el balón, de regatear y, especialmente de golpear el balón con su privilegiada pierna izquierda que la naturaleza le proporcionó. De esas condiciones para el fútbol pronto se dieron cuenta los responsables locales de los equipos infantiles y juveniles y rápidamente pasó a engrosar las filas del Gimnástico en estas categorías a las órdenes de Manolo “Wilson” Comino, en la temporada 1982-83 y en las dos siguientes con el técnico Francisco Leal, la última de las cuales, con Matías López en el primer equipo, realizó sus primeras incursiones entre los adultos, jugando algunos de los trofeos paralelos a la competición liguera, porque el paso decisivo en su carrera fue su participación con el equipo escolar que dirigía Jesús Palomares y que llegó a la fase final jugada en Santander y en la que Ginés encandiló a los ojeadores de otros equipos, entre ellos el Albacete, que lo incorporó la temporada 1985-86 a su disciplina jugando solamente dos partidos en la 2ª División, que sería el máximo reto en su palmarés, aunque no por su calidad sino por todo ese conjunto de eventualidades que rodean al fútbol y que no siempre compensan a los mejores.      

Más adelante se matriculó en la entonces llamada Escuela de Maestría Industrial para intentar cursar un ciclo de FP – 1 en Electrónica, pero el fútbol lo llamó con más intensidad y a raíz de una fase final de los campeonatos escolares celebrada en Santander, entrenado por Jesús Palomares, dos equipos se interesaron por él. Uno fue el Atlético de Madrid, con el que no llegó a un acuerdo en las condiciones que le propusieron y otro el Albacete, en el que finalmente recaló y donde comenzó a darse a conocer en las tres temporadas en las que jugó (1983 - 1986).      

CONSAGRACIÓN EN ALBACETE      

El pase de Ginés al Albacete supuso el comienzo de su consagración como jugador, dado que en este equipo apuntaló las condiciones que más tarde trataría de desarrollar en los diversos equipos en los que completó su carrera deportiva.      

En su primera temporada 1983-84 comienza jugando en el juvenil albaceteño a las órdenes de Pedro Camacho. Durante el transcurso de la misma pasa a reforzar al At. Albacete que milita en 3ª División y debuta con este equipo el 22 de mayo de 1984 jugando frente al Ceuta.      

En la temporada 1984-85 el Albacete se encuentra en 2ª B con aspiraciones de subir de categoría. Ginés es incluido al inicio de temporada en la plantilla que compondrá el equipo como incorporación del juvenil. El entrenador es Julián Rubio, exjugador del Club, que asume la doble condición de manager general y sustituto en las tareas técnicas de Nacho Bergara. Julián conoce a Ginés y desea tenerlo como parte de los refuerzos para acometer el ansiado ascenso. El Club lo preside Guillermo García Moreno y tiene como gerente a Santos García Catalán, con un presupuesto de 50 millones de pesetas, contando con 1200 entre socios y abonados.      

A lo largo de la temporada, como suele ocurrir casi siempre, los entrenadores confían más en los veteranos de la plantilla y Ginés, aún en edad juvenil, es utilizado para reforzar nuevamente al At. Albacete de 3ª División en un intento de evitar su descenso a categoría Regional. Allí lo entrena Sebas y su paso por el equipo le permite ir conquistando una fama entre los técnicos para poder dar un salto en sus aspiraciones futbolísticas. Ese salto llega en la temporada 1986-87 cuando Ginés es traspasado al Imperial de Murcia donde realiza una buena campaña y es objetivo de algunos entrenadores de la categoría para llevárselo a sus equipos. Finalmente quien lo consigue es el Gandía, entrenado por Luis Astorga, que forma parte del Grupo IV de la 2ª B y cuya gesta más importante es su paso por la Copa del Rey donde caen eliminados por un potente Rayo Vallecano.      

La llegada al Club en diciembre de 1987 del entrenador Juan Muñoz, antiguo jugador valencianista, supone un revulsivo para Ginés que es valorado por dicho entrenador en numerosas entrevistas por su velocidad y buen golpeo de balón. En la temporada 1988-89 otro histórico del valencianismo, el exdefensa Manolo Mestre se hace cargo del equipo. En esta temporada se dio la circunstancia de que Ginés sufrió una sanción de su propio Club por haber participado en un torneo de verano, la Copa San Pedro, celebrada en Alicante. En la temporada 1989-90 se produce el esperado salto en las aspiraciones futbolísticas de Ginés después de su paso por Gandía. El Villarreal se interesa por él y lo incorpora a sus filas bajo las órdenes del entrenador Juan Carlos Rodríguez. Tenía 22 años cumplidos e hizo su presentación en el Campo del Madrigal junto al resto de la plantilla además del protocolario acto ante la patrona del Club, la Virgen de Gracia. El rendimiento en Villarreal no fue todo lo afortunado que Ginés hubiera deseado pese a conseguir algunos goles de mérito. Sin embargo se ganó la confianza de su entrenador que le propuso jugar la temporada siguiente en Tomelloso, ciudad de su tierra de adopción manchega, cuyo equipo había ascendido recientemente a 2ª B, aunque le correspondió un grupo con equipos levantinos muy potentes.      

La Segunda División B se había ampliado a ochenta equipos, repartidos en cuatro grupos de veinte. Los campeones de esos cuatro grupos eran los que ascendían a Segunda División A, mientras que los cuatro últimos de cada grupo perdían la categoría junto con el decimosexto clasificado con menos puntos de los cuatro grupos. Lo cierto es que el equipo tomellosero, no tuvo mucha fortuna en esa temporada y Ginés decidió, una vez más, cambiar de aires.      

La temporada 1991-92 ficha por el Alcoyano que entrenaba Juan Muñoz, que ya conocía de sobra a Ginés y por el que sentía un especial aprecio. El equipo queda 9º clasificado al final de una discreta temporada y Ginés decide nuevamente hacer las maletas y acompañar al mister Muñoz que se lo lleva para jugar en el Levante U.D. donde permanecerá las dos próximas temporadas también en 2ª B. Bajo la presidencia de Ramón Victoria, que intentó paliar el desastre económico durante sus ocho años de mandato, retornando y manteniendo al club en la Segunda División B. Durante este periodo, se popularizó el apodo de "equipo ascensor", debido a los constantes ascensos y descensos del club durante su historia. En la 1993/94, el equipo alcanza sin éxito la promoción de ascenso a 2ª A. Como datos relevantes de Ginés en esta temporada se cuentan, en lo positivo los tres goles que le marcó al Nastic de Tarragona en su campo, y en lo negativo el desagradable incidente cuando le cayó una piedra tras el partido disputado en el campo del Hospitalet aunque Ginés denunció a un jugador por agredirle con un palo.      

Fue la temporada 1994-95 la que marcaría el declinar deportivo de Ginés por distintas circunstancias. Recibió la oferta del Jerez Deportivo para jugar a las órdenes de Manolo Cardo, otro histórico del sevillismo futbolístico, en el Grupo IV de 2ª B, dando un cambio geográfico importante en lo que había sido su trayectoria hasta entonces. El debut de Ginés se produjo curiosamente frente al Real Jaén en un partido que fue televisado por Canal Sur, cuando estas cadenas autonómicas comenzaban su andadura en estas transmisiones deportivas. Tampoco tuvo mucha fortuna en su paso por el Campo de Chapín y al final de temporada rescindió su contrato y aceptó la oferta de su querido Gandía para jugar en 3ª División.      

Siendo presidente Ignacio Avilés intentó formar un equipo con aspiraciones de recuperar la categoría perdida y retornar a la 2ª B como finalmente conseguiría. Ginés hizo una gran temporada siendo el máximo goleador de la categoría con 20 goles, entre otros el que supuso el del ascenso de categoría frente al Europa. Sobresalió en su función de mediapunta, destacando especialmente por su regate fácil y su desmarque inteligente. Allí se sintió cómodo y expresó su deseo de regresar a vivir a esta ciudad cuando abandonase el fútbol como jugador.      

No tardaría en cumplir ese deseo, pues a la siguiente temporada, es decir en la 1996 – 97, nuevamente su amigo y entrenador Juan Muñoz lo convence para llevárselo al Manlleu de la 3ª División catalana en donde hay igualmente aspiraciones de ascenso. Ginés sufre un problema en los isquiotibiales que irá en aumento. Finalmente sería la causa de tener que abandonar el fútbol activo como jugador. Pese a ello en la siguiente temporada 1997 – 98, el Tomelloso le ofrece la oportunidad de jugar un año más para intentar también el ascenso. Ginés ya no logra recuperar el nivel necesario y decide acabar como jugador.      

A partir de ese momento y motivado siempre por su gran afición al fútbol, decide hacerse entrenador y seguir así vinculado a este deporte. Como entrenador se estrenó en el equipo juvenil de la Liga Nacional del C. F. Gandía, después dirigió al C.E. La Font durante tres temporadas y media, logrando un ascenso a primera regional, luego se marchó como coordinador al Villalonga C.F. junto a Quique Hernández y tras pasar un año sabático apartado de los banquillos tomó el relevo de Toni Roca y se hizo cargo nuevamente del C.E. La Font. Después fue solicitado en la U.D. Beniopa de 1ª Regional levantina y en dicho equipo demostraba su capacidad como técnico cuando le sorprendió la muerte una tarde de marzo de 2013 cuando estaba a punto de cumplir los 47 años de edad . Sus amigos destacaban, entre la incredulidad y el mazazo tremendo de su pérdida, el carácter afable de un jugador que marcó una época dentro del fútbol de la ciudad de Gandía, que perdió, como ya pasó hacía unos meses a Zuazu, Sorribes o Paco Lorente, a una parte importante de su historia.      

Ginés dejó un vacío inolvidable entre sus familiares y amigos además de dos descendientes, su hija Lucía y su hijo Ginés, que también lleva el nombre de su padre y siente su misma afición por el fútbol, aunque aún es pronto para valorar sus posibilidades. Desde esta humilde semblanza, revisable y mejorable si contamos con aportaciones que puedan completarla, he intentado rendir un merecido homenaje a este gran jugador y que su memoria quede siempre en el recuerdo y en los datos.      

Gracias a la familia de Ginés, especialmente a su sobrina Mª Victoria, por facilitarme los recortes de prensa, el álbum fotográfico deportivo y otros comentarios de valioso interés.      

Justo López Carreño.
Abril de 2015

ALGUNAS FUENTES CONSULTADAS
- Archivo particular de fotos de Ginés Asensio.
- Testimonios orales de Jesús Abellán y Familia de Ginés Asensio
- Recortes de prensa de diversos medios.
- Páginas web de los equipos: Levante U.D., Albacete, Tomelloso C. F., Jerez Deportivo, Manlléu, Gandía y Murcia.
    Subir ^ www.justorien.es © 2018