Semblanza de Jesusín

Imagen de Jesusín, con su pañuelo característico en la frente, defendiendo los colores del Real Betis Balompié en 1932.
El C. D. España alcazareño en 1922. Jesusín es el tercero por la izquierda de los sentados.
Jesusín en uno de sus últimos partidos con el C.D. España en 1926. La publicó el Heraldo Manchego de 19 de julio de 1930.
El C.D. España con Jesusín en su filas sosteniendo a un niño en sus brazos. La publicó el Heraldo Manchego de 19-07-1930.
El Real Betis de Sevilla en 1932. Jesusín es el tercero por la izquierda.
Jesusín despeja el balón en un lance del juego defendiendo los colores del Betis sevillano en 1933.
El equipo del Real Betis en la final de Copa de 1932 con Jesusín en sus filas.
Foto de Jesusín dedicada a Jolopca y publicada en Mundo Manchego en septiembre de 1952.
El Real Oviedo en 1934. Jesusín es el tercero de arriba por la izquierda.
Foto del Real Oviedo en 1935 en su campo de Buenavista y con Jesusín entre sus jugadores.




      El primero de los futbolistas alcazareños que llegó más lejos en su carrera fue Jesusín, y por ello merece un puesto prioritario en la lista de este apartado de mi página. Además podemos decir que ya fue un auténtico ídolo para su época y así lo consideraron nuestros paisanos, incluso antes de su salto a las primeras categorías de nuestro fútbol. También es muy característica su figura, al utilizar un pañuelo blanco en su frente que, por un lado lo distingue fácilmente entre los miembros de sus equipos y, por otro, representa una moda de ambigua interpretación, dado que algunos la atribuyen como protección ante la “correilla” o costura externa que llevaban los balones de entonces y, otros, como mero adorno sin más.

      Se trata de Jesús Ruíz Medrano, nacido en Sacedón (Guadalajara) el 7 de agosto de 1908. Su familia se trasladó hasta Alcázar de San Juan donde su padre trabajó como regente del kiosco de prensa de la estación de ferrocarril.

      A sus catorce años se puede ver a Jesusín formando parte del C.D. España alcazareño de la primera época, tal como lo recoge D. Rafael Mazuecos en uno de sus fascículos, formando junto al resto de compañeros como Giordano, Mengoti, Licinio y Parrita que ocupan la fila de sentados en la foto de Pitos que acompaña a este texto. Arriba están el Alicantino, Morales II, Laguna, Fuentes, Morales I, Zacarías y Gordo.

      Tras unos años alejado de nuestra localidad y consecuentemente de su fútbol, se reincorpora de nuevo al C.D. España alcazareño de 1930 y reaparece en el viejo Campo de la carretera de Criptana frente al Tomelloso al que vencen por 7 goals a 1, usando el anglicismo que aún reflejaba el “Heraldo Manchego” de donde están tomados estos datos. En la crónica, el citado periódico dice de él que “Jesusín merece párrafo aparte. Su cantidad inagotable de recursos, su gran poder de adaptación, hicieron que, sin actuar en un puesto que no es el suyo habitual, diera un completo rendimiento que se tradujo en cinco goals estupendos. Su labor como delantero centro nos gustó, convenciéndonos en todos los aspectos”

      En poco tiempo su fama trasciende y quizá unido a un traslado familiar que facilitó su movilidad, es fichado por el Real Betis Balompié de Sevilla en cuya plantilla figuró la temporada 1931-32 estando el equipo en Segunda División, entrenado por Sempere y presidido por Ignacio Sánchez Mejías, el célebre torero, muerto en la Plaza de Toros de nuestra vecina Manzanares y cantado poéticamente por García Lorca.

      Esa misma temporada el club bético había conseguido su mayor éxito deportivo hasta entonces, quedar subcampeón de Copa ante el Athletic Club de Bilbao. Este partido se jugó el 21 de Junio de 1931 en Madrid, en el húmedo campo de Chamartín debido a una temporada de lluvias y el club vasco venció por 3 – 1 a los sevillanos. Jesusín formó la línea defensiva junto a Aranda haciendo frente a una de las delanteras bilbaínas más legendarias, la formada por Felipe, Iraragorri, Bata, Chirri y Gorostiza.

      Al final de esa misma temporada, el club andaluz da el salto ascendiendo a Primera División y de esta forma, Jesusín debuta en la máxima categoría precisamente frente al At. de Bilbao el 27 de noviembre de 1932 cayendo derrotados los andaluces por 9 – 1. Jesusín jugó esa misma temporada un total de 14 partidos con su equipo que finalizó 5º en la tabla de clasificación y formando junto a Aranda una de las líneas defensivas más sólidas.

      De su buen hacer vinieron los intereses de otros clubs para hacerse con sus servicios y así el Real Oviedo lo consigue para su plantilla en la temporada 1933-34 que es también la primera del equipo en Primera División.

      Como tributo ante esta situación, sus casi paisanos alcazareños le rinden un partido de homenaje que tiene lugar en el Campo de Goya de Alcázar el domingo 30 de julio de 1933 y en el que se enfrentan una Selección Manchega con jugadores procedentes de distintos equipos de la comarca y el C.D. España alcazareño reforzado con cuatro de las figuras béticas: Aranda y Jesusín, formando la línea de defensas, además de García de la Puerta y Enrique en la delantera. En el descanso de este partido se hicieron entrega de los premios correspondientes a los participantes en la I Vuelta Ciclista a Alcázar que se celebró esa misma mañana y que se convertiría en una de las más antiguas de toda España. También como prólogo a este partido se enfrentaron en el mismo escenario el C.D. Villacañas y el Hispania alcazareño, plagado de jugadores que más adelante jugarían en el antiguo Gimnástico.

      Jesusín pasó las dos siguientes temporadas en el Real Oviedo, en este sentido fue predecesor de otro alcazareño, Rivas, que también triunfaría como defensa en el club ovetense muchos años después. Jugó en la primera 5 partidos quedando 6º en la clasificación y en la segunda, es decir, en la 1934-35 jugó 21 partidos quedando el equipo situado en 3ª posición tras el Real Madrid y su anterior Club el Real Betis, que resultó campeón. No hay que olvidar que el número de equipos que componían entonces la tabla era de doce.

      En esta época dorada del club asturiano coincidió con los fichajes de dos de los componentes de la llamada “delantera eléctrica”, Herrerita y Emilín, quienes junto a Casuco, Gallart y Lángara formaron ese ya mítico quinteto atacante, en el que su delantero centro, Lángara, quedó como máximo goleador con 27 goles y de quien el propio Jesusín llegó a decir en una entrevista en “Mundo Manchego” en 1952 que “cuando Isidro (Lángara) se sentía a gusto en el barrillo de Buenavista, sus balonazos hundían a los porteros, igual que monigotes”.

      Una vez retirado del fútbol profesional, Jesusín volvió a Alcázar como empleado de una entidad bancaria hasta su jubilación.

      @ JUSTO LÓPEZ CARREÑO. JUNIO 2008.

ALGUNAS DE LAS FUENTES CONSULTADAS

- “Heraldo Manchego” de 19-07-1930.
- “Hombres, Lugares y Cosas de La Mancha” de Rafael Mazuecos. Junio 1951.
- Revista “Mundo Manchego” nº 4. Septiembre 1952.
- Web de la Liga de Fútbol Profesional
- www.realbetisbalompie.es/
- www.andalunet.com/betis/
- www.realoviedo.es/weboficial/


    Subir ^ www.justorien.es © 2018