Alcázar en mi memoria

                VIII

Plaza de la Aduana
fiesta de San Sebastián
entre cohetes, barullos,
caballos y refrialdad.

Corros de salto a la comba
inundando el Arenal
gentes que acuden al barrio
de modo tradicional
para acompañar al santo.

Atisbos de romería
con un corto recorrido
desde el punto de salida
y el lugar del ermitaño.
Numerosa algarabía
para llegar a la ermita
siguiendo la procesión
sin que la gente se altere
mientras se rifan objetos
estallan nuevos cohetes
y reparten estampitas
del santo a los feligreses.

Y todo al fin de una cuesta
que ha quedado rodeada
por la ciudad que se alarga,
que crece por donde antes
sólo había campos y eras.

Al final, la cofradía
hace balances y cuentas
intentando inventariar
resultados con monedas
gastos organizativos
subvenciones con ofrendas,
inventando nuevas formas
para mejorar la fiesta
procurando que al final
la tradición permanezca,
sin que la gente se canse,
ni los músicos no toquen,
ni el alcalde se arrepienta
ni los caballos se espanten
ni los cohetes rateros
quemen sin querer a alguien
y la jornada se torne
en fecha de lamentarse.



    Subir ^ www.justorien.es © 2018