Espontáneas

I

Y nada más que así
tensionado por la palabra recurrente
en ondas indescifrables
y mareas que, al cabo,
resplandecen en un otoño
sin bancos.
Resplandeciente imagen
de una belleza rítmica y
fría
como maniquí erótico
de un escaparatismo
absurdo y cautivador.

II

Armados con la esperanza
siempre atenta
de concretar acciones
en la lucha
y combatir en medio
de solidaridades
nunca conquistadas.

III

Dejar correr el pensamiento
como al viento fresco
que a bocanadas
mece y arrulla y pasa
sin saber muy bien
qué caminos le están
guardando.

IV

Te veo feliz en la memoria
En la clara luminosidad
de un tiempo intranscendente
sin saber a qué lado
se oculta la realidad.
Acaso la felicidad
siga siendo un deseo
inconcluso en su esencia
de permanente anhelo.
Y tras todo ello,
el fuego,
la llama turbadora
que agita su diabólica
silueta en un vaivén
de crecimiento indominado.

V

Argucias crueles
de sustancia incorpórea
que se permite lujos
de resplandor en los
silencios de la quietud.
Gozosas redes invertebradas
para tupir de tonos
celestes y decadentes
las atmósferas brillantes
del paisaje cercano.

@ Justo López Carreño.

    Subir ^ www.justorien.es © 2018