Artículos año 2008 ANGEL

Qué mejor inicio de estas mis crónicas callejeras para el 2008 que el reconocimiento elogioso de una persona cercana, cargada de creatividad, que acaba de obtener durante el pasado mes de noviembre en su XVII edición, el Premio Internacional de Poesía Ateneo Jovellanos de Gijón.
Y es que si algo nos cuesta, a veces, a las personas, es congratularnos del éxito y de los valores que tienen los más cercanos, como si la rutina de la convivencia nublara el rico paisaje íntimo que atesoran quienes nos rodean.

Casi al tiempo que el otro Angel González, el insigne poeta de la generación del 50, nos ha dejado físicamente, nuestro Angel González de la Aleja reverdece y actualiza su voz lírica en un precioso poemario titulado “espejismos” que ha merecido para el jurado el ya referido premio.

Dicho poemario conjuga vivencias de una realidad marcada por imágenes, reflejos y espejos como corolario de la contemplación de uno mismo a través del tiempo y del amor, formando parte de una sucesión de percepciones a la vez cercanas y volátiles. La presidenta del jurado ha destacado en su concesión “su buen sentido del ritmo” entre otros factores poéticos, pero incido en el rítmico por el valor que yo le concedo a este tradicional elemento de la versificación frente a la rima y a la métrica. Especialmente yo destacaría su poema “el tiempo es una esponja” por su interesante descripción de este recurrente concepto. Cierra el poemario un haiku magistral que resume la esencia de lo literario:

Literatura
remolino en la sangre
trota el poema

Pero Angel no sólo es poeta, que ya lo tenía yo incluido en mi particular olimpo de cercanía en mi propia web. Nos encontramos ante un todoterreno de la creación artística, capaz de interpretar, dirigir y montar sus propios escenarios y escenografías teatrales con una gama de registros que abarcan desde las improvisaciones quijotescas ante públicos y situaciones de la más genuina diversidad, hasta vanguardias de difícil aproximación como pueden ser Bertolt Brech o Samuel Becquet.

Y todo ello sin olvidar su principal actividad profesional como docente en la que he coincidido como compañero en algunas de sus etapas, como en la actualidad. Por ello puedo dar fe de su compromiso por lo diferente, por la ruptura de tópicos y prejuicios, por su apuesta por una educación que ayude y libere a las personas en general y a las menos favorecidas o discriminadas particularmente.

Angel, brindo por ti, por mucho tiempo. Salud.

Justo López Carreño

Enero de 2008


    Subir ^ www.justorien.es © 2018